Ruta por la repostería sevillana

Ruta por la repostería sevillana

No existe experiencia turística que sea verdaderamente total, cuando no se viaja por los sabores de la ciudad que visitamos. En el caso de Sevilla, es posible pasear por la bella capital andaluza, así como entrar en sus pastelerías, confiterías, obradores o en los conventos. Seguro que te verás invadido por sabores, pero también olores a canales, almendras o anís.

¿Cómo es el sabor de la repostería tradicional andaluza?

En Sevilla se puede saborear su historia. La gastronomía es parte de su cultura y es fácil de conocer. Las confiterías sevillanas son una magnífica forma de conocer más sobre la idiosincrasia del sevillano.

En todos estos años, las recetas de los dulces tradicionales se han mantenido en muchas tiendas que nos llegan a atrapar por los aromas y vitrinas. Una forma encantadora de saborear y de conocer deliciosos postres.

Una de las fechas más señaladas son los Reyes Magos, en esa semana todas las familias sevillanas aprovechan para reunirse ante el mítico Roscón de Reyes a la hora de desayunar, merendar o tomándolo como postre. Estamos ante un bollo que se hace con una masa dulce y que se enriquece con agua de azahar. En el caso de que estés en Sevilla, se puede comprar en muchas confiterías y tiendas de alimentación.

Una repostería que ha viajado fuera de nuestro país

Muchas de las exquisitas especialidades reposteras de Sevilla han salido de nuestras fronteras. Una de ellas es la torta de aceite, que es una especialidad que se ha ganado su propio sitio por una gran calidad. Otra de ellas es el mantecado, que especialmente se produce en la población sevillana de Estepa, un destacado producto de Navidad.  Sin duda, tanto la torta de aceite como el mantecado son dos embajadores de los más importantes de la repostería que se realiza en Sevilla.

Los dulces de convento

Los conventos sevillanos de clausura son una buena oportunidad para conocer los obradores en los que se hacen a la manera tradicional unos dulces riquísimos. Estos dulces son unos de los tesoros gastronómicos que tienen mayor arraigo y popularidad en Sevilla. Durante siglos han sabido mantener su sabor y todo ello alejado de los artificios industriales, siendo sabores de lo más familiar que mantiene su propia elaboración por parte de las monjas.

Algunos de los más afamados son los de San Leandro, Santa Inés o Santa Ana, por decir algunos, donde se hacen los roscos de vino, trufas, rosquillas, torrijas,etc.

Las tortas de Alcalá

Como dicen unos de los confiteros más señeros como son los de  la Centenaria, las tortas de Alcalá son unos de los tesoros más valiosos de la provincia Sevilla, pues se hacen a tan solo 20 kilómetros de la Giralda y en una población famosa por la gran tradición en harina, donde incluso la suelen llamar “Alcalá de los panaderos”.

En Sevilla se producen muchas tortas y hay multitud de sitios en los que son elaborados de la manera más artesanal. El sabor que tienen es realmente único y de gran potencia, diferentes a otra especialidad confitera, pero de gran sutileza a rabiar, estando delicadas y con una gran carga de matices.

Podemos calificar como deliciosas las de las hermanas Portillo, las que hacen en el horno Nueva Florida, las de Joaquín Portillo, o las de San Joaquín.  Aunque las de los herederos de Manuel Cabreja, las de La Centenaria llevan desde 1860 fabricándose. En la composición no escatiman, uno de sus secretos. Podemos encontrar azúcar, ajonjolí, manteca de cerdo, harina de trigo, canela, limón rallado, un pellizco de clavo y todo ello da unas tortas la mar de crujientes, a las que si se añade un orujo fresco o ron queda una experiencia repostera de primer nivel.

Está claro que la gastronomía y en especial la reposteria siempre es gran atractivo a la hora de visitar una ciudad. Seguro que en tus viajes acostumbras a llevar siempre que es posible dulces, además de los típicos recuerdos. Sin duda la mejor forma de llevar algo más físico para que la persona pueda disfrutar del sabor de algo realizado en la tierra que visites.

En el caso sevillano tienes el añadido que es una de las mejores zonas de España para este tipo de productos. Calidad en los ingredientes y grandes maestros reposteros que hacen que probar postres en Sevilla sea el mejor complemento a una ciudad que sin duda se encuentra entre las más bonitas no solo de España, también de Europa.

Así que ya sabes, si vas a viajar a Sevilla, no te quedes sin disfrutar de lo mucho que tiene que ofrecer al visitante Sevilla, tanto de ver como de degustar.

Deja un comentario