Decorar con velas

Decorar con velas

Uno de los elementos más versátiles que podemos usar para decorar nuestras casas son las velas. Se trata de un tipo de decoración fantástica que, además, aromatiza, ilumina y decora cualquier rincón, ya sea grande o pequeño.

Es el adorno principal de momentos especiales, sobre todo se suele relacionar con momentos románticos. Sin embargo, es el ambiente que crean lo que las hace claves en la decoración, con la que conseguimos incluso favorecer ciertas emociones. Son lámparas efímeras de bajo coste, pero de gran impacto que tienen la capacidad de otorgar vida a cualquier espacio, ya que se pueden utilizar en cualquier estancia de la casa.

El uso del fuego nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia casi desde el inicio de los tiempos y permanece presente, hoy en día, en nuestros hogares a través del encanto de las velas que, con solo una gota de fuego, nos trasladan a todo lo que encierran con su magia y encanto.

¿Cómo podemos encontrarlas?

Hemos consultado a los expertos de Velasmasroses, y la verdad es que prácticamente hay una vela para cada ocasión y una infinidad de motivos para usarlas.

La vela tipo candelabro puede que sea la más clásica. Alargada y no muy gruesas pueden cambiar completamente la tendencia de todo un espacio, dándole un toque distinto al ambiente. Son ideales para crear un estilo vintage.

Las velas de té, generalmente vienen dentro de un aluminio. Una vez encendidas tienen una duración aproximada de cuatro horas. Al ser de tamaño pequeño se recomienda usar varias juntas para que ilumine lo suficiente.

Las velas flotantes son similares en tamaño a las de té, pero éstas se pueden poner en agua y se mantienen encendidas. Son ideales para crear momentos románticos y decoraciones bucólicas.

Las velas anchas son ideales para crear centros de mesa con elementos naturales: piedras, madera, hojas y flores frescas o secas, caracolas, arena de playa… También se consigue un bonito efecto metiéndolas dentro de botes de cristal, lo que aporta un aspecto de lámpara antigua. Jugar con los tamaños y con los elementos es lo que nos dará un toque único.

Las velas perfumadas, además de decorar, aportan un delicioso olor, lo que las hace perfectas para relajar los sentidos, invitando a la tranquilidad y al descanso.

Podemos agrupar es la categoría de velas especiales todos aquellos modelos que recrean figuras, tienen formas originales, e incluyen detalles y decoración. Son un tipo de vela que se usa para marcar la diferencia o para decorar algún rincón o momento con personalidad.

Las velas y el Feng Shui

El Feng Shui es un antiguo sistema filosófico originario de China que significa “Cielo y Tierra”. Se basa en la ocupación consciente y armónica del espacio, para que el yin y el yang (polos opuestos que se complementan) se encuentren en armonía y en equilibrio con el fin de lograr de estos espacios una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan. Por lo tanto, se rige por los principios de orden, control y equilibrio buscando obtener equilibrio entre el ambiente y el yo interno.

Entre los elementos más utilizados en esta filosofía podemos encontrar las velas, que no son vistas como un simple objeto decorativo sino como una fuente energética, que se utiliza para eliminar la negatividad que se ha acumulado en un área específica.

Para usar las velas bajo la inspiración del Feng Shui debemos saber elegir tanto entre los diferentes colores como la orientación exacta del objeto para realizar de forma correcta nuestro objetivo. Se trata de saber combinar estas variables, a su vez, con la de la de la ubicación en la que la queremos colocar, ya que en cada estancia se persiguen estados distintos.

El significado, resumido, que el Feng Shui les da a los colores de las velas es el siguiente:

  • Blanco: simboliza pureza, paz y armonía.
  • Rosa: genera ternura y amor.
  • Morado: simboliza poder y éxito.
  • Azul: generan tranquilidad y calma.
  • Verde: atrae abundancia, equilibrio y vida.
  • Amarillo y naranja: generan éxito y disipan la oscuridad y la tristeza.
  • Dorado: se relaciona con poder, lujo, riqueza y prosperidad.
  • Rojo: representa amor, pasión y victoria en nuestros proyectos.

Además del color, también tenemos que tener en cuenta la orientación de la vela para poder conseguir nuestros objetivos:

  • Ubicadas al norte: suelen utilizarse para que la buena energía te ayude en tu carrera profesional.
  • Ubicadas al sur: se utilizan para atraer el éxito y la fama y reducir tanto la angustia como la ansiedad.
  • Ubicadas al este: en este lugar las velas fomentan la armonía familiar y las energías curativas en caso de enfermedad.
  • Ubicadas al oeste: sirven para atraer viajes, creatividad y una buena mudanza en el caso de cambio de domicilio.

Según el Feng Shui las velas aromáticas tienen un significado sumamente espiritual y místico. A cada aroma se le atribuye su propósito particular en lo que se refiere al momento de armonizar el hogar y lograr equilibrar las energías.

De cualquier modo, ya sea por creencia o por puro gusto decorativo, ha quedado claro que las velas son un accesorio que tiene infinidad de posibilidades y con el que podemos dar un toque especial a nuestro hogar, no solo luminosidad o un agradable olor.

Hay muchas ideas, incluso de DIY, en las que podemos inspirarnos. Por ejemplo, podríamos usarlas para llenar el hogar de una chimenea, buscando el efecto del fuego, pero de forma más refinada. Crear nuestros centros de mesa o nuestros propios ambientadores naturales, además de una opción entretenida nos permitirá tener opciones personalizadas en nuestras casas. Son ideales para crear ambientes chill-out en nuestras terrazas, creando ambientes relajados y sofisticados. Colocar velas en los escalones de una escalera, además de servir como elemento decorativo es un gran recurso de iluminación cuando las luces ya están apagadas. Si disponemos de una bañera, podemos usarlas como recurso para hacer del baño uno de los mejores momentos del día. Así conseguimos en casa nuestro momento spa, listo para relajarnos y disfrutar.

Cada día del año puede tener un motivo para dejarnos llevar por la luz de una vela. En primavera, decoradas con agua nos recuerda la frescura de esta estación. En verano nos trasportan a noches mágicas. En otoño, nos aportan calidez y en invierno no pueden faltar para decorar nuestras fiestas. Las velas, a pesar de haber sido inventadas hace siglos, siempre están de moda, ¡nunca caen en el olvido!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta