Cómo fabricar tu propio aire acondicionado

Cómo fabricar tu propio aire acondicionado

Antes de nada he de decir que la idea de escribir este artículo nace de una situación en la que me vi envuelta hace unos días. Mientras que hace un par de años hice el experimento que a continuación os voy a detallar, con unos resultados excelentes, conocidos míos que han hecho lo propio en sus casas no han obtenido ni la mitad de los beneficios que conseguí yo, lo que he ha llevado a pensar que ni los aparatos, ni los materiales utilizados por ellos, eran los idóneos. Hoy, no solo os voy a decir cómo fabricar un aire acondicionado casero, sino también cómo conseguir todo lo que os hace falta.

Por supuesto, el aire acondicionado que os voy a ayudar a fabricar no tiene nada que ver con los aparatos tecnológicos que se instalan hoy en día en las viviendas ni ofrecen los mismos resultados, eso que quede claro, pero sí es posible que consigamos bajar entre 3 y 4 grados la temperatura de una habitación. Puede no parecer mucho, pero si fuera estamos a 30 grados, bajas a 25 en el salón de casa es todo un lujo.

¿Qué necesitas?

  • Caja de EPS (Espuma de Poliestireno expandido): material plástico espumado.
  • Ventilador de sobremesa de tamaño mediano enchufable.
  • Dos tubos de plástico
  • Bolsas de hielo
  • Forro de aluminio
  • Cinta aislante americana
  • Cutter

La caja de EPS es fácil de encontrar en grandes almacenes como Leroy Merlín o Brico Depot, así como los tubos de plástico, el forro de aluminio, la cinta aislante americana y el cutter. El ventilador, aunque no es necesario que sea demasiado potente, sí debe tener, al menos, aspas de 30 centímetros de grosor para asegurarnos de que el aire que dé tenga la suficiente potencia. Pero cuidado, porque no debe ser un ventilador muy grande, sino más bien pequeño, el que yo uso lo encontré en Universal Blue y es prácticamente perfecto para esta tarea. Con respecto a las bolsas de hielo podéis comprarlas en cualquier supermercado ultramarinos o gasolinera, o bien fabricáis los hielos vosotros mismos. Consejo: cuanto más grande es el hielo más tarda en descongelarse y más eficiente es.

Pasos para crear tu aire acondicionado

Lo primero que debes hacer es cubrir todo el interior de la caja de poliestireno con el forro de aluminio, para ello puedes utilizar cinta aislante americana con el fin de fijar el papel a los bordes de la caja.

Ahora debes utilizar el cutter para recordar un agujero en la tapa de la caja, pero hazlo a un lado, no en el centro de la tapa. Este agujero deberá ser del mismo tamaño que la jaula que cobre las aspas del ventilador.

Haz dos agujeros más en la cara lateral de la caja (lado opuesto al agujero del ventilador) del tamaño de los tubos para que encajen perfectamente.

Coloca el ventilador y los tubos en los agujeros y usa cinta aislante americana para tapar las uniones con el fin de que la caja sea lo más estanca posible y el aire acceda solo por los tubos.

Introduce hielo en el interior de la caja. Puede ser una bolsa de hielos del supermercado o puedes hacer el hielo tú mismo. Cuanto más grande sea el hielo más durará, pero no llenes demasiado la caja porque si no afectara a la salida de aire.

Coloca la caja en alto, ya sea encima de una estantería o una escalera, ya que el aire frío tiende a caer hacia el suelo.

Aire acondicionado casero en países subdesarrollados

Otra opción es la conocida como Eco Cooler, pero para fabricar este aire acondicionado casero debes tener la posibilidad de agujerear una pared por lo que no suele ser viable en nuestras casas occidentales, pero sí en las chabolas o viviendas fabricadas a base de barro y tierra de ciertos países subdesarrollados. Con un simple tablero y unas cuantas botellas de plástico, puedes bajar la temperatura 5 °C en pocos minutos! Para bajar la temperatura del aire, Eco-cooler simplemente utiliza este sistema de diferencia de presión.

Deja un comentario