Qué tiene que tener una buena residencia de mayores

Qué tiene que tener una buena residencia de mayores

Hace quince días, mi amigo Carlos recurrió a mí. ¿Qué quería? Pues que le recomendara una residencia para mayores, ya que su padre ya no se valía por él solo y necesitaba cuidados. Carlos me preguntó porque sabía que mi madre estaba en la residencia San Vital desde hace ya 4 años, y claro, yo siempre hablo cosas buenas de ella, y orgulloseo de lo feliz que se encuentra ella. Y es verdad. Así que mi recomendación fue bien clara, la mejor residencia es en la que esa persona se sienta feliz.

En mi caso, busco una residencia que ofrezca tranquilidad, y donde sepa que el familiar estará atendido las 24 horas del día por un equipo humano muy cualificado, donde sepa que recibe toda la atención, cariño y respeto que merece.

Recomiendo un lugar que esté totalmente adaptada para atender personas válidas y dependientes, con una capacidad suficiente, donde no haya ni poca, ni mucha gente, y que se estructure en unidades de convivencia independientes para atender a los residentes de manera individualizada. Una residencia donde se ofrezcan diferentes niveles de asistencia personalizada, en función de las necesidades de atención y los perfiles de los usuarios para facilitar un conjunto de acciones coordinadas que mantengan la calidad de vida, buscando mejoras y cambios positivos en la situación de los residentes.

En el caso de mi madre ella pudo elegir entre habitaciones dobles, individuales o suites con terraza, todas ellas dotadas de baño geriátrico completo, camas electrónicas de cuatro planos, lencería de algodón, teléfono y teleasistencia. La verdad es que ella se encuentra encantada.

Si tuviera que recomendar una residencia, yo siempre apunto a algunos servicios que son los que marcan la diferencia. Es muy bueno que cuenten con cocina propia para ofrecer la mejor calidad. Por supuesto donde se elaboren dietas y menús personalizados. Aquí tienes una serie de menús que cumplen con los requisitos. Y es ideal que cuenten con servicio de organización de eventos, comidas familiares y cumpleaños. En mi caso, el último cumpleaños de mi madre lo hemos celebrado en la residencia y salió de maravilla. Fuimos toda la familia, incluidos los nietos que se lo pasaron en grande.

Servicios extras

Otro servicio que marca la diferencia es de la peluquería. Mi madre siempre fue muy coqueta y no soportar verse mal peinada. Por eso es ideal para los huéspedes sentirse bien por dentro pero también por fuera. En este caso, los residentes y usuarios, tanto señoras como caballeros, pueden completar su programa de tratamientos y cuidado personal en una peluquería. Cuentan con un equipo de profesionales que hacen una visita todas las semanas ofreciendo servicios de peluquería, afeitados, manicura, tratamientos de estética, etc…

Pueden acceder también al servicio de podología que ofrecen. El servicio no se limita al tratamiento puntual de las distintas afecciones; este podólogo lleva a cabo un seguimiento personalizado de cada residente, aportando un nuevo perfil médico en el área de control sanitario.

Me gusta saber que mi madre está segura por eso el centro tiene que estar permanentemente atendido con un recepcionistas y personal nocturno de seguridad que velarán por la seguridad y que todo en el complejo funcione correctamente.

Mantenimiento

No puede faltar tampoco un servicio de mantenimiento. Pero no sólo que realice las revisiones periódicas que todo complejo debe tener sino que además ofrece servicio de “pequeñas reparaciones y manitas” a aquellos residentes que lo necesiten. En el caso de mi madre este chico se llama Fernando y la verdad es que es una delicia. Siempre con una sonrisa y con ganas de trabajar, ayuda a todos los residentes en cualquier cosa que les pida. Por ejemplo el otro día mi madre, en la televisión de su cuarto, perdió la conexión de los canales. Y claro, el lío que se hizo fue mayúsculo, pues allí estuvo ‘Fer’ volviendo a resintonizar la televisión. Y así puedo poner un montón de casos.

Por supuesto que el dinero es importante, por eso hay que analizarlo. Pero ojo, hay que hacer un análisis de calidad-precio, porque en ocasiones algunas residencias más baratas acaban saliendo caras.

Estos son los consejos que le di a mi amigo cuando me preguntó qué tiene que tener una residencia de mayores para cumplir con las expectativas. Espero que a ti también te haya servido de ayuda.

 

Deja un comentario