¿Por qué elegir materiales de PVC?

¿Por qué elegir materiales de PVC?

El PVC (policloruro de vinilo) es una combinación química de carbono, hidrógeno y cloro, cuyos componentes provienen del petróleo bruto (43%) y de la sal (57%), siendo el plástico con menos dependencia del petróleo. De hecho, en este momento sólo el 4% del consumo total del petróleo se utiliza para fabricar materiales plásticos y de ellos, únicamente una octava parte corresponde al PVC.

Este se obtiene por polimerización del cloruro de vinilo, cuya fabricación se realiza a partir de cloro y etileno. Es un material ligero, químicamente inerte e inocuo, y termoplástico, es decir, bajo la acción del calor (140 a 205ºC) se reblandece pudiendo moldearse fácilmente; mientras que cuando se enfría recupera la consistencia inicial conservando la nueva forma.

Las excepcionales propiedades del PVC, junto con su buena relación de calidad y precio y su gran versatilidad, lo han convertido en el plástico de mayor consumo en España.

Usos del PVC

El PVC se utiliza mayoritariamente en aplicaciones de larga duración: la industria de la construcción absorbe el 55% de la producción total de PVC.

El 64% de sus aplicaciones (tubos, ventanas, puertas, persianas, muebles, etc.) tienen una vida útil entre 15 y 100 años; un 24% entre 2 y 15 años (electrodomésticos, automóvil, tapicerías, mangueras, juguetes, etc.). Mientras que sólo el 12% (botellas, tarrinas, film para embalaje, etc.) se utiliza en aplicaciones de corta duración de entre 0 y 2 años; siendo esta es una de las razones por las que el PVC se encuentra en cantidades pequeñas (0,7%) en los Residuos Sólidos Urbanos.

El PVC ocupa un lugar de honor en la familia de los plásticos por su interesante conjunto de propiedades, pues es un material ligero, resistente, inerte y completamente inocuo, con buen comportamiento al fuego (no propaga la llama, es autoestinguible), impermeable, aislante (térmico, eléctrico y acústico), resistente a la intemperie, de elevada transparencia, protege los alimentos, tiene una buena relación calidad/precio, es fácil de transformar (extrusión, inyección, calandrado, termoconformado, prensado, recubrimiento y moldeo de pastas), es muy versátil y es totalmente reciclable.

Por esto mismo lo podemos encontrar comúnmente en:

  • Revestimiento y ventanas: Con el vinilo se pueden producir revestimientos y marcos de ventana extremadamente duraderos y asequibles; además, permiten conservar la energía al calentar y enfriar los hogares, proporcionando tres veces más aislamiento térmico que las ventanas de aluminio.
  •  Cableado y cables: Gracias a que el vinilo es capaz de soportar las peores condiciones detrás de la pared de un edificio, como la exposición a los cambios de temperatura y la humedad, se considera uno de los materiales más comunes y confiables para el cableado eléctrico y los cables.
  • Tuberías de agua: Las tuberías de PVC conservan la energía y el agua sin fugas y sin riesgo de corrosión, mejorando la funcionalidad y aumentando la eficiencia energética. Además, son resistentes a la tensión medioambiental. Los índices de rotura del PVC son bajos, alrededor de uno por ciento en comparación con los índices de rotura de los sistemas de metal fundido.
  • Envasado: Debido a que es durable, confiable y liviano, el PVC facilita las tareas de envasado para mantener la integridad de los productos en el interior, incluidos los medicamentos. También se utiliza en medicamentos de venta libre inviolables y en el retractilado de productos de consumo, así como en el envasado de blísteres y cápsulas para proteger los medicamentos, en productos de cuidado personal y otros artículos para el hogar.

Las ventanas de PVC

Ya que tenemos claro las ventajas del PVC y sus diferentes aplicaciones en  el mercado, nos enfocaremos en su uso dentro de la construcción por medio de las ventanas de PVC.

Y es que ningún otro grupo de materiales se ha desarrollado tan potentemente, y en tan poco tiempo, como las materias plásticas. Creasur, distribuidores especialistas en ventanas de PVC, afirman que tanto es así que la industria de la construcción ya no podrían concebir sus obras sin ellas. Esto gracias a sus propiedades de aislamiento, su resistencia a la corrosión, su peso reducido y su insensibilidad a la humedad; siendo estas dos últimas cualidades particularmente importantes para las partes exteriores de las edificaciones y sólo se puede conseguir de forma duradera en otros materiales después de una impregnación o lacado permanente.

Así mismo, estos materiales han fijado nuevas normas en la técnica de ventanas. Las ventanas de PVC ahora son  elementos de construcción y decoración altamente desarrollados gracias a sus continuas mejoras y su alto control de calidad. Estas aparecieron en el mercado desde el año 1958, y han ido conquistándolo poco a poco debido a sus ventajas determinantes para el consumidor, como lo son sus altas prestaciones de aislamiento, fácil mantenimiento y durabilidad, buena relación calidad/precio, y que son adaptables a cualquier estilo.

Material con responsabilidad ecológica

Una de las razones por las que las ventanas de PVC se han vuelto tan populares en los últimos años es que se ha esclarecido el falso mito que el PVC no era ecológico.

Ahora se sabe que las ventanas de PVC son elementos de construcción con un alto compromiso ecológico, ya que  su producción provoca escasos desperdicios, no desprenden sustancias tóxicas, no necesita tratamiento superficial, colabora al ahorro energético y desde el punto de vista del edificio donde se instalan, la sensación de aislamiento acústico y térmico aumenta la calidad de vida, mantienen el potencial de reciclabilidad al cien por cien, ofrecen una larga vida y sus perfiles pueden reciclarse para producir otros nuevos. Además, algunas marcas han eliminado los metales pesados -como el plomo- de su formulación hace ya muchos años.

Como explicamos anteriormente, el PVC con el que se fabrican las ventanas es el único plástico que no depende al cien por cien del petróleo, sólo en un 43 por ciento y el 57 por ciento restante procede de la sal común. Esto quiere decir que utiliza una materia prima que constituye un recurso prácticamente inagotable de la naturaleza. Si a esto le añades que no es una fuente de energía, se deduce que el PVC, frente a los demás polímeros, contribuye a una mejor utilización de nuestros recursos naturales.

Ventajas de las ventanas de PVC

Entre las principales ventajas de las ventanas de PVC están:

  • Sus excelentes propiedades aislantes y de seguridad. Las ventanas de PVC ofrecen el mejor aislamiento térmico y acústico debido a su naturaleza no conductora, lo cual se ve reflejado en ahorro energético y económico de nuestra vivienda.
  • Poseen una larga vida útil de hasta unos 50 años.
  • No necesitan mantenimiento. Solo necesitas un paño mojado y jabón o un producto específico para perfiles de PVC si quieres obtener resultados óptimos. Esto representa una gran ventaja frente a las ventanas de madera, que si requieren de constantes y costosos mantenimientos.
  • Las ventanas de PVC cumplen de sobra con las exigencias de las normativas actuales como el Código Técnico (CTE). Razón por la cual la demanda de este material ha aumentado exponencialmente durante los últimos años en España, mercado que se enfoca rigurosamente en materiales que reduzcan el coste energético, practiquen mayor conciencia ecológica y cumplan con las normativas de eficiencia eléctrica. Por el contrario, el aluminio, por ejemplo, con o sin rotura de puente térmico, no cumple en todas las zonas climáticas y, en aquéllas en las que cumple, precisa de vidrios de gran capacidad de aislamiento y de perfiles con grandes secciones.

Deja una respuesta