Los sí y los no de la ropa con estampados

Los sí y los no de la ropa con estampados

Los estampados siempre son tendencia en moda. Estos, aunque suelen ser los más usados de la primavera, ya que la mezcla de vivas tonalidades se asocia más con el calor, el ocio y las vacaciones; los estampados también se hacen presentes en las demás estaciones del año, y los podemos encontrar tanto en prendas casuales como en los outfits más elegantes. Cuadros, líneas, figuras geométricas, flores, tribales, hay un mundo de opciones para elegir. Es por esto que  incluso las mujeres más conservadoras sienten debilidad por alguna de este tipo de prendas y no hay armario que se libre de albergar alguna de estas piezas.

Sin embargo, aunque cualquiera puede lucir un estampado, se debe saber la forma correcta de utilizarlos de forma que combine a la perfección con nuestro look y que realce nuestra figura. Por ejemplo, si tenemos una figura voluminosa o somos de huesos anchos, un mal uso del estampado podría jugar en nuestra contra. Aquí, los sí y los no a la hora de vestir estampados:

Los estampados que debes usar o evitar según tu figura

Dile no a los estampados grandes

Los estampados grandes como flores, cuadros, círculos, animales, figuras, aportan volumen al cuerpo, así que si tienes una figura voluminosa estos serán tus enemigos. Para saber si un print es grande o chico, la medida se basa en el tamaño de nuestro puño, por lo que en este caso el estampado que elijas nunca deberá ser mayor a esa medida. Mientras más chico el estampado, mejor.

Dilema en rayas

Los estampados de rayas verticales y diagonales afinan la silueta, mientras que las horizontales la ensanchan. También hay que tener cuidado porque si las rayas son muy anchas, crean volumen aunque sean verticales. Por esto, lo ideal es usar prendas con rayas no mayores a 5 cm de ancho. Así mismo, las mujeres muy delgadas deben evitarlas y utilizar más bien estampados que le den más contorno a su silueta. Por el contrario, las mujeres con mucho volumen deben evitar las líneas horizontales que las hagan ver obesas.

Estampados claros vs. oscuros

Los colores de los estampados también juegan un papel importante a la hora de utilizar esta prenda de forma correcta. Recordemos que los claros reflejan la luz y por lo tanto aportan volumen; mientras que los oscuros la absorben y crean un efecto adelgazante. En ese sentido, cuida que los colores claros vayan en una zona que deseas mostrar mientras que los oscuros deben ir en las áreas que quieres disimular.

Los estampados que debes tener en tu armario

Florales

Los estampados florales son los favoritos de las pasarelas y el público, y además, realzan tu figura, cualquiera que esta sea. Y es que lo bueno que tienen las flores es que pueden usarse tanto si tienes algunos kilos de más como si eres bien delgada. El consejo para usarlas correctamente es que si estas algo rellenita, utilices flores pequeñas, y si tu figura es más bien delgada, uses estampado de flores grandes. Además ten en cuenta que si tu cuerpo es en forma de pera, la ropa floral es mejor en tu parte superior (blusas, tops), y si tienes forma de triángulo invertido, las flores irán en la parte de abajo (faldas, pantalones).

Lunares

El estampado a lunares se utiliza básicamente igual que el de flores, teniendo cuidado del tamaño de la estampa para que le quede bien a tu tipo de cuerpo. Eso sí, recuerda que este tipo de estampado va bien para una solo prenda, pues si piensas en combinar dos prendas de lunares puedes cometer un error y no a todas les queda bien.

Rayas verticales

Por su parte, las rayas verticales son grandes aliadas si eres de baja estatura y buscas estilizar tu figura. Pueden hacerte ver más alta y delgada, algo que definitivamente a todas nos encanta. Este tipo de estampado se relaciona con la autoridad y la fuerza, lo cual no viene nada mal para reforzar tu autoestima además de mejorar tu silueta.

Rayas horizontales solo para las delgadas

Las rayas horizontales no son para todas, pues acentúan la anchura, lo cual no es lo indicado para muchas chicas. Más, si eres una chica delgada estás pueden ser tus aliadas a la hora de equilibrar tu figura y darle más volumen.

Accesorios estampados

Otro imprescindible en tu armario cuando de estampados se trata es algún accesorio de animal print, como por ejemplo, un bolso del tamaño tendencia de la temporada, un cinturón para combinar con un outfit plain o unos zapatos, ya sean deportivos o de tacón. Ana Ureña, periodista especialista en moda, recomienda que si aún no te atreves a usar estampados en todo tu atuendo, puedes comenzar por este primer paso e irte acostumbrando a llevar esta tendencia en un accesorio de tu outfit.

Lo que debes y no debes hacer al combinar estampados

El principal problema al mezclar estampados es el contraste que se crea con la unión de los distintos tejidos. Con múltiples dibujos y colores que no siguen un mismo patrón es más difícil identificar qué estampados se pueden mezclar con otros.

  • Una forma de poder combinarlos es mediante el color. Por un lado se debe identificar el color predominante de la pieza y buscar otra que también comparta esa misma tonalidad aunque cree un estampado diferente.
  • Existen una serie de normas no escritas que siempre se aceptan cuando se combinan estampados. Una de ellas afirma que se puede combinar dos estampado de la misma tipología, como flores, lunares o rayas, en un conjunto. En el caso de los lunares se pueden usar distintos estampados que no compartan un diseño completamente igual. La mayoría de estampados de esta tipología se presentan jugando con el blanco y el negro y, para romper con la neutralidad de los colores, se puede añadir accesorios en rojo o con detalles de esta tonalidad.
  • Las prendas con estampados de flores son una pieza difícil de combinar, pero un recurso que siempre se puede usar son los estampados de rayas que aportan un punto de neutralidad al conjunto. Para ello, se debe elegir una prenda que comparta el color predominante o de base de la prenda con el estampado de flores.
  • En cuanto al animal print, este tampoco se salva de una buena combinación. Por ejemplo, se puede elegir una prenda que incluya un estampado de leopardo y combinarlo con uno de serpiente en una pieza de menor tamaño. La clave está en jugar con las proporciones del animal print en cada pieza y elegir cual es el dominante y cual ocupa un segundo plano. Para completar el estilismo el color blanco se convierte en la opción más adecuada que rebaja el contraste entre los estampados.
  • Separa algunos estampados con el uso de piezas monocromáticas. Por ejemplo, en el caso de una camiseta y unos pantalones, se puede incluir un cinturón que actué como banda divisoria. Si se trata de un conjunto de cuerpo completo, otra opción es recurrir a una prenda superior, como una chaqueta o blazer, que reste protagonismo al estampado. A través de tonalidades neutras, sin ningún tipo de dibujo o relieve, el contraste entre los distintos estampados del estilismo desaparece y se aporta un punto de naturalidad al conjunto.
  • Más, si eres atrevida, H.H.G, especialistas en moda femenina, te recomienda hacer combinaciones llamativas con colores y estampados que diferentes y opuestos, que creen contrastes originales e interesantes en tu atuendo. Por ejemplo un vestido azul con franjas naranja en las mangas o en los bordes, o un estampado de figuras geométricas pequeñas con uno de bacterias grandes.

Deja una respuesta