Lo que no puede faltar a la hora de amueblar una cocina

Lo que no puede faltar a la hora de amueblar una cocina

Suele pasar que a la hora de amueblar nuestra primera vivienda no seamos tan exigentes como cuando ya pasados unos años nos decidimos a reformar esa primera vivienda o a mudarnos a una nueva, los motivos pueden ser varios y muy variopintos desde las precipitadas ansias por independizarnos y adquirir una libertad que antes no teníamos, con lo cual casi todo nos vale, hasta la inexperiencia, el gusto por lo bonito dejando de lado la parte práctica, la falta de medios económicos, etc.

Todo ello nos lleva a que en la segunda vivienda que tengamos que amueblar tengamos muy claro lo que necesitamos y de lo que no podemos prescindir, sobre todo, en la cocina ya que es la parte de la vivienda donde hacemos más vida, en ella se reúne la familia y los amigos en torno a una mesa, por lo que desde siempre es el punto neurálgico de la vivienda y donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, por lo tanto es importantísimo tener las ideas muy claras a la hora de plantearnos amueblarla, siendo los puntos a tener en cuenta los siguientes:

Piensa en todo

  • El espacio disponible. Las dimensiones de la cocina, la luz que recibe y la ubicación de sus ventanas y puertas es una parte importantísima a tener en cuenta pues determinará la distribución del mobiliario.
  • El estilo. En el mercado existen infinidad de opciones para elegir. No dudes ni tengas la sensación de perder el tiempo si dedicas unos días a visitar diversas exposiciones y tiendas especializadas donde los profesionales del sector te darán a conocer las últimas tendencias, novedades y productos del mercado. De esta forma tendrás toda la información necesaria para poder decidir cuál es el estilo que deseas dar a tu nueva cocina y con el que te sentirás más a gusto, pudiendo ser moderna, rústica, minimalista, industrial, nórdica, vintage, etc. Si tienes una vivienda en la zona de Benidorm y alrededores puedes visitar Alfa interiorismo, una empresa de reformas que además instala y fabrica todo tipo de muebles de cocina a medida adaptándose a cualquier tipo de habitáculo y a cualquier estilo de muebles, ya que desde su experiencia y con la ayuda de un software especial realizar los cálculos oportunos para conseguir obtener la máxima funcionalidad al espacio disponible
  • Definir la distribución. La distribución más común son las que forman una cocina en ángulo con forma de L con mobiliario en dos de las paredes. Las cocinas alargadas son ideales para una distribución de muebles en paralelo siempre que al menos haya un espacio de separación de 120 cm. Las cocinas de grandes dimensiones se pueden permitir la colocación de una isla central para zona de cocción.
  • Los electrodomésticos. Es de suma importancia planificar una buena distribución ya que de ello dependerá que el resultado sea una cocina cómoda y práctica. Hay tres elementos clave que se denominan “triángulo de trabajo” y que son el fregadero, la cocina y el frigorífico, por su ubicación que no estar a más de dos largos de brazo unos de los otros, debemos comenzar la distribución de la cocina, a partir de ahí los demás elementos irán encajando y aunque no hay reglas estándar siempre es aconsejable seguir unas normas, por ejemplo, por cuestiones prácticas el lavavajillas deberá situarse cerca del fregadero y si es posible con una superficie de trabajo al lado donde dejar los platos. Lo mismo ocurre con la cocina que puede ir situada en una isla o península, pero siempre rodeada de una superficie de trabajo donde poder situar los elementos necesarios para cocinar que al igual que el horno necesita donde poder depositar las fuentes calientes que se extraen del mismo, recomendándose que se sitúe a la altura de los ojos para una mayor comodidad y facilidad en la extracción.

En cuanto a la decoración de las cocinas, la estética varía y hoy en día se pueden combinar los elementos fijos con otros dispuestos libremente, o armarios cerrados que ocultan completamente su interior con otros del tipo vidriera ideales para lucir la vajilla, la cristalería…, del mismo modo que no es estrictamente necesario ocultar los pequeños electrodomésticos como tostadora, cafetera, sandwichera, batidora, etc. Añadir a la cocina elementos de luz, objetos decorativos o de color como papel pintado, cojines alegres o accesorios alegres es sinónimo de un aporte de calidez con lo que estaremos convirtiendo esta estancia en un lugar sumamente acogedor e indispensable para unas largas sobremesas.

Deja un comentario