¿Llega un bebé a casa? Todas las opciones para preparar su habitación

¿Llega un bebé a casa? Todas las opciones para preparar su habitación

La llegada de un bebé a casa siempre es un momento determinante en la vida de los padres. Sabes que a partir de ese momento no hay marcha atrás, que vas a hacer todo lo posible por esa nueva criatura durante toda tu vida y que va a ser el centro de tu existencia por lo menos hasta que sea mayor de edad y pueda vivir por sí mismo con sus propios recursos. Y aunque son muchos los miedos que aparecen a lo largo de toda la vida desde el mismo momento que los padres saben que van a tener un hijo, también son muchas las certezas con las que se convive: que no le va a faltar nunca de nada, que va a tener una cama donde dormir y un plato donde comer y que haremos su existencia lo más cómoda y feliz posible.

Y esto ya se deja en evidencia desde el segundo o tercer trimestre de embarazo, momento en el que hay que prepararlo todo para la llegada del bebé a casa: cochecito, biberones, cremas, pañales, chupetes, bañerita… Pero, sobre todo, los elementos indispensables que estarán en su habitación. En cualquier tienda de muebles y decoración podemos encontrar todo lo necesario para la habitación de nuestro bebé y podemos acudir con todas nuestras dudas, aunque la mejor opción es visitar varios portales web para tener una primera impresión, para acudir a la tienda con todas nuestras dudas y también para comenzar a tener una idea de cómo queremos que esté decorada la habitación. Y es que tal y como podemos encontrar en tiendas como Tua Casa, hay una gran variedad de opciones: desde guirnaldas con bombillas led, a peluches musicales o incluso peluches o lámparas quita miedos. Y es que cuando se trata de bebés y niños pequeños, es indispensable que su habitación sea un lugar seguro para ellos, donde sentirse protegidos y a gusto y donde puedan pasar algunos momentos muy bonitos de su vida que seguro recordarán, como todos nos acordamos de la habitación que teníamos de pequeños, así como todos los detalles que la componían.

Son muchas las ideas que encontrarás y los consejos que te ofrecerán, aunque lo primordial es conocer los gustos propios de los padres. Y es que hay muchísimos modelos diferentes de cunas, de cambiadores, de muebles y estanterías e incluso de papel pintado para la pared. Y todos ellos irán cambiando a lo largo del tiempo y a medida que el niño vaya creciendo.

Una opción interesante para poner en la habitación son los tipis, que actúan como un pequeño refugio para los niños y que podrán usar a los pocos meses de nacer, ya que se pueden acompañar de alfombras, cojines o colchones para hacerlos más cómodos y reconfortantes. Las referencias a los animales también son importantes, ya que son unos elementos que despiertan la imaginación de los más pequeños, ayudan a que no cojan miedo a los animales, les conectan con la naturaleza y ayudan a desarrollar su curiosidad y sus ganas de aprender y saberlo todo sobre sus amigos los animales. Los peluches son indispensables en la vida de los niños y, seguramente, elijan a uno de ellos como su amigo más fiel. Un peluche que les acompañará en una gran parte de su infancia y que les ayudará a coger confianza, a no tener miedo y a superar la vergüenza y la timidez.

Colocar elementos decorativos referentes al espacio también es un recurso que les sirve de gran ayuda, así como la colocación de fotografías, ya que sienten ternura al verse tan pequeños y se sienten queridos y reconocidos al ver que su foto ocupa un lugar importante en la casa o en una estancia determinada.

Los colores neutros en las paredes, la mejor opción para los más pequeños

La necesidad de procurarle al bebé un entorno agradable y relajado ya hace que muchos colores queden descartados, como el rojo que indica pasión o el negro. El estímulo de los colores más fuertes y llamativos es necesario para ellos, pero conviene ofrecerlos en dosis más pequeñas y la mejor opción es que aparezcan en juguetes o en elementos decorativos más pequeños.

En este sentido, colores como el blanco roto, el beige claro, el crudo o los tonos piedra son los idóneos para la estancia del bebé, ya que son un acierto seguro para encontrar el equilibrio y la calma en cualquier espacio, más y más en la habitación de los más pequeños. Sin embargo, uno de los colores más populares en las habitaciones de los bebés es el amarillo suave puesto que desprende un aura feliz y motiva al pequeño.

Deja una respuesta