La tecnología siempre está al servicio de las competiciones más punteras

La tecnología siempre está al servicio de las competiciones más punteras

Las disciplinas deportivas, salvo las de reciente creación, se vienen practicando desde hace un gran número de años y es que el deporte, en general, es una de las actividades lúdicas que mejor se ha ido adaptando al paso del tiempo. Al comienzo de su historia, la mayoría de los deportes comenzaron con una serie de reglas muy difusas que se han ido perfeccionando con el paso de las generaciones. Ya no solo para poder hacer una actividad más completa y concreta, sino que también para poder ir adaptándose a los avances que se podían ir añadiendo en materia tecnológica y de seguridad.

Así, deportes como el balompié, en las últimas temporadas han ido viendo como diferentes soluciones tecnológicas se colaban entre sus reglamentaciones para, así, poder impartir justicia a la hora de determinar ciertas acciones que se dan en los terrenos de juego. Otras modalidades como el automovilismo ven como sus investigaciones y desarrollos acaban llegando a los modelos de calle y, en el caso del motociclismo, un buen número de elementos de seguridad de la competición se han pasado a servir a todos los motoristas.

Y es que no hemos podido ser más claros en la introducción, la tecnología siempre está al servicio de las competiciones más punteras, pero no solo eso, sino que también nos ayuda a poder gozar de nuestros deportes favoritos, a nivel amateur, de una forma más segura, tecnológica y controlada. Esto se debe a que la tecnología no solo ha llegado a las competiciones para poder impartir justicia, sino que también lo ha hecho para salvar la vida de algunos deportistas, para mejorar las condiciones de sus prácticas deportivas o, simplemente para medir los esfuerzos que realizan cada vez que se ponen la ropa de hacer deporte.

En el caso concreto de los estadios, la tecnología ha llegado a ellos para poder ofrecer una experiencia mucho más completa, y es que hoy en día, algunos de ellos ya permiten que el césped salga fuera o entre al recinto mediante raíles para aprovechar los rayos del sol o protegerse de ellos. Además, Replus ofrece una solución consistente en techos móviles, algo cada vez más demandado por los grandes estadios y es que gracias a ellos se puede gozar de jugar a cubierto de la lluvia o recibiendo el calor del sol, en función de si tenemos el techo abierto o cerrado. Esta es una gran forma de hacer polivalente un complejo y lo podemos ver, entre otros estadios, en la Caja Mágica de Madrid, donde se desarrolla el Mutua Madrid Open de tenis, así como próximamente podremos disfrutar de este avance en el remodelado Santiago Bernabéu.

También, hablando del feudo madridista, cabe reseñar que la tecnología VAR de videoarbitraje en el fútbol, así como el ojo de halcón para saber si un balón ha entrado y es gol o no, son otras de las tecnologías que dotan al deporte rey de un carácter más democrático y es que aunque se hablaba que estas tecnologías dejarían atrás las polémicas típicas del fútbol, lo cierto es que se están limitando a impartir justicia en cada una de las acciones que intervienen y todavía dejan ese hueco a la conversación y a la tertulia de bar para comentar las jugadas.

En el caso de las competiciones de motor, lo cierto es que estas siempre se han posicionado como un banco de pruebas para los coches y motos que, años después, conduciremos el resto de mortales. Nuevas mezclas de combustible, mejorar en materias de seguridad, sistemas de recuperación de energía en frenada, airbags para motoristas… son solo algunas de las tecnologías que se han desarrollado en la competición y que, pocos años después, han llegado a nuestros coches y motos.

La tecnología nos salva la vida

A priori, lo cierto es que el título puede resultar bastante llamativo, sin embargo, tenemos claro que la tecnología nos ayuda a tener una vida más sana y más controlada. De hecho, hasta hace no muchos años, en el deporte, tanto a nivel amateur como profesional, se producían un importante número de muertes súbitas. Una cifra que, con el paso de los años, hemos ido disminuyendo gracias a la incorporación de medidores de esfuerzo que nos han ido controlando los parámetros de la actividad física que realizamos. Además, hoy en día existen relojes que incorporan un electrocardiograma que no solo nos alerta de nuestro estado, sino que en caso de emergencia es capaz de llamar a los servicios de emergencia y geolocalizarnos por si solo.

Deja un comentario