La tecnología en el sector del empaquetado

La tecnología en el sector del empaquetado

Solo hay que echar un vistazo hacia todo lo que tenemos alrededor para darnos cuenta de que la mayoría de cosas van empaquetadas. Es un sector de lo más competitivo, donde es necesario tener algo que nos diferencie de la competencia, un aspecto en el que como nos comentan desde Empacke, profesionales del sector del empaquetado, es necesario prestar también una especial atención el diseño de marca.

Las empresas que se encarga de todo ello utilizan materiales tradicionales y de lo más novedosos para sorprender y ofrecer nuevas vías para el empaquetado a todo tipo de firmas. El objetivo es combinar practicidad y creatividad para que los productos de los clientes sean piezas de lo más original y distintas a la competencia, capaces de llamar la atención y aumentar las ventas.

¿De qué forma trabajan?

La clientela es la que pone en marcha el reto. Cada uno de los proyectos que se encargan de desarrollar la marca o el diseño de los envases, proporcioa un mundo que cuenta con distintas necesidades que necesita tratamientos realizados a medida, los cuales trabajan hablando con el cliente para que se puedan producir soluciones de carácter estratégico.

Primeramente, lo que hacen es escuchar y sentir las sensaciones que les transmita el impulsor de la marca, que no deja de ser quién mejor la va a conocer y la vive de manera más próxima. Hay que estudiar la firma, marca o el producto, así como está posicionado, los objetivos que tiene y sus expectativas, realizando un completo análisis DAFO donde se examinará lo que represente y los valores que se pueden transmitir, invetigando el sector y su mercado, así como las diferentes tendencias de compra que tienen los consumidores. Estamos ante algo importante y que es donde suelen fallar muchísimas empresas. Hay que conocer a la competencia y al sector.

Se parte de un briefing, donde el equipo encargado de la parte creativa estará formado por una serie de expertos en diseño de imagen corporativa que se encargarán de concebir la expresión visual por parte de la marca o del producto en cuestión.

El cliente va recibiendo una serie de bocetos, donde poco a poco se van llegando a consensos que hacen que se aproxime el acuerdo con una propuesta que sea la que más se aproxime la realidad que se busca, para al final hacer los distintos ajustes y cambios que sean necesarios.

Termina el proceso de creación con el necesario preparativo del arte e impresión final. Aquí la marca pasa a tener vida, que es lo que se quiere hacer con una campaña de marketing

Estudios de mercado

Una vez el mercado ha sido estudiado, se debe de ir desarrollando una estrategia a nivel de venta, así como realizar un análisis de la psicología del comprador. Son momento de creación, donde el papel de la imaginación carece de limitación alguna, pero sí que tiene como objetivo dar la forma y color a una imagen de marca que sea impactante.

Se quiere seducir al público, a la vez que se procede a la transmisión de una filosofía y a la creación de na marca que tendrá que percibirse como algo distinto, único y original. Para llevar esto acabo se utilizan distintos recursos a nivel gráfico, que sean capaces de plasmar la idea de mayor atractivo que conecte con el propio corazón del comprador o consumidor, co la idea de que se siga la idea de diseño de imagen corporativa que mejor se adapte a lo que necesite el cliente.

Todo proyecto, por reducido que vaya a ser, se tiene que tratar profesionalmente. Por este motivo, son interesantes las fotografías de elevada calidad que se hagan, así como el retoque a nivel de imagen que siempre ayuda a dar un resultado final.

Existen muchas alternativas donde hay diseños creativos que se orientan a un público objetivo, así como las siempre interesantes pruebas para el color que tendrá el empaquetado.

Como puedes ver, no estamos ante una simple caja donde entra el producto y todo está bastante más pensado para que el empaquetado responda a las necesidades de la empresa en cuestión.

La competencia trabaja duro y por ello es necesario que los diseños estén muy bien meditados y sean un reflejo de lo que es su contenido. De igual manera, deben llamar la atención, por lo que es necesario un gran trabajo detrás que, aunque el público no lo reconoce, si que al final las cifras de ventas terminan siendo ese reflejo que las empresas tienen como termómetro se su mejor o peor funcionamiento.

Deja una respuesta