La miel, un producto muy beneficioso para nuestra salud

shutterstock_1793215870(FILEminimizer)

La alimentación juega un papel muy importante en nuestra salud en el día a día y es que más allá de las enfermedades o contratiempos que podamos sufrir, lo cierto es que una buena alimentación siempre es bienvenida para que nuestro cuerpo esté en óptimas condiciones y pueda afrontar bien los problemas que surjan.

Y es que, aunque bien es cierto que no todo en la vida es la alimentación, la realidad es que esta juega un papel fundamental en nuestro organismo y, por ello, saber optar por unos u otros alimentos a la hora de comer es vital para que todo funcione perfectamente.

En este sentido, a lo largo de este post os queremos hablar de la miel y es que este es uno de los alimentos más naturales e interesantes que nos encontramos en el mercado o en nuestras casas. Y sí, os decimos en nuestras casas porque, sobre todo en las zonas rurales, aún somos muchos los que hacemos nuestra propia miel, tal y como ocurre con los productos de Bona Mel, los cuales, al igual que ocurre en nuestro caso, están envasados directamente por el apicultor que trabaja los panales y que, como nosotros sabe que:

  • La miel combate el estreñimiento. Al ser un alimento prebiótico, la miel de abejas contribuye en la mejora de la flora bacteriana de forma natural. De este modo, ayuda a mejorar la salud digestiva de nuestro cuerpo. Este efecto laxante de la miel se debe principalmente a los fructooligosacáridos (FOS), que funcionan de forma similar a la fibra y crean un efecto laxante suave.
  • La miel reduce el estrés metabólico. Cualquier tipo de estrés, independientemente de que su origen sea emocional, fisiológico o psicológico, se traduce en el cuerpo como estrés metabólico. Este concepto se basa en un proceso orgánico que permite ganar masa muscular. Dicho de otro modo, este proceso conduce a la hipertrofia muscular. En este sentido, la miel produce de forma natural glucógeno en el hígado, lo que dificulta la liberación de las hormonas del estrés a lo largo del día. Sin embargo, la miel no solo ayuda a controlar el estrés, sino que, además, gracias al azúcar, también favorece la concentración.
  • Beneficios de la miel de abejas en el cerebro. Se trata de una increíble fuente de energía natural que penetra con facilidad en nuestro torrente sanguíneo y nos proporciona la energía que precisamos rápidamente. Además, al ser un alimento altamente energético, su consumo ayuda a activar nuestro cerebro y potenciar la concentración.
  • La miel favorece la recuperación del sueño. La miel no solo reduce el estrés, sino que también existen numerosas investigaciones que afirman que la miel ayuda a promover el sueño. Al tomarla antes de acostarnos, nuestro cuerpo almacena glucógeno en el hígado y lo administra a nuestro cuerpo cuando lo necesita el cerebro. Esto es gracias a la glucosa presente en la miel, que provoca que el cerebro produzca una menor cantidad de orexina, sustancia relacionada con el insomnio, facilitando así el desarrollo del sueño. Así, la miel facilita la relajación y el sueño. Por ello, un vaso de leche con miel antes de acostarse ayuda a favorecer el sueño. Además, la melatonina presente en la miel regula el ritmo cardíaco y la reconstrucción de tejidos durante la noche.
  • La miel trata heridas y quemaduras. Las propiedades beneficiosas de la miel son conocidas desde hace muchos años, de hecho, hasta mediados del siglo XX se empleaba este remedio natural para curar heridas e infecciones. Así, la miel de abejas ayuda a limpiar y desinfectar las heridas y llagas producidas por algunas bacterias. Esto se debe a que, a través de un proceso enzimático, la miel libera peróxido de hidrógeno, lo que explica sus cualidades antisépticas.

¿Qué tipos de miel solemos encontrar de forma habitual?

Si bien en el mercado podemos encontrar más debido a los diferentes añadidos que las empresas les incorporan, lo cierto es que en gran medida podemos encontrar dos grandes grupos de miel: las mieles monoflorales y las mieles de flores, multiflorales o milflores.

  • Mieles monoflorales: estas están elaboradas principalmente a partir del néctar de una única flor. Podemos encontrar dentro de este grupo una amplia variedad de mieles como la miel de azahar, de acacia, de romero, etc. En este sentido, cada variedad de miel cuenta con unas propiedades y características únicas, diferentes aromas, sabores y matices.
  • Mieles de flores, multifloral o milflores: son aquellas mieles que están elaboradas a partir de la combinación del polen de diferentes tipos de flores.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos