El pádel para niños

El pádel para niños

El pádel es el deporte de moda en nuestro país, pero no sólo entre los adultos, sino también entre los más pequeños de la casa puesto que puede practicarse desde cualquier edad y por cualquier persona. Las estadísticas dicen que este deporte es que el más crece cada año. Lejos de tocar techo, el 2017 está siendo un año espectacular para el pádel por lo que se refiere al número de licencias federativas. A diez días de cerrar el año (los datos se van actualizando día a día) se rozan las 70.000 licencias registradas en la Federación Española de Pádel (68.362). Esto significa más de 10.000 que el 2016 cuando se terminó el año con 58.333.

Sin embargo, siempre se ha pensado que el pádel era para personas mayores, incluso para deportistas jubilados. Todo lo contrario. Con el paso del tiempo, este deporte está entrando en escuelas y en centros escolares. Así, son muchas escuelas de pádel de nuestro país imparten clases para niños a partir de los cuatro años y la Federación Española organiza campeonatos de todas las edades. En mi caso, el pádel siempre ha estado presente ya que en la Comunidad de Vecinos decidimos que una parcela que teníamos sin edificar, la íbamos a dedicar al pádel. Hubo que elegir entre pádel o piscina. Está claro que el deporte lo puedes hacer todo el año, mientras que la piscina es estacional. Así que la empresa Niberma se encargó de construir una pista con la que todos los vecinos estamos encantados.

Eso sí, para que tu hijo se sienta atraído por este deporte es necesario que lo perciba como una diversión. Como ocurre siempre, intentar obligarle porque a nosotros nos gusta jugar o porque creéis que debe hacer deporte, es un error. Si no le interesa, lo percibirá como un castigo y lo rechazará. Por eso hay que hacérselo saber y que vaya conociendo este deporte poco a poco. Según la edad, las clases y los entrenamientos tienen que seguir unas pautas.

  • De 4 a 7 años: el objetivo es desarrollar las habilidades motoras básicas, la coordinación, el equilibrio, la orientación espacial o la lateralidad. Se desarrollará siempre mediante juegos.
  • Entre 8 y 9 años: se comenzará con la práctica de predeportiva con minideportes, cambiando las reglas de los deportes facilitándoselas y orientándolos juegos. Se recomienda comenzar por el atletismo para mejorar habilidades como la carrera, el salto o el lanzamiento.
  • De 10 a 12 años: al tener ya una base motora adquirida, podemos comenzar a trabajar las habilidades especificas (aun seguimos con los predeportes pero intentando mejorar en,a ejecución) y a desarrollar levemente la condición física adecuándonos siempre a la edad de los niños.
  • De 13 a 15 años: esta es la etapa en la cual ya se puede trabajar el deporte con sus reglas y sesiones de entrenamiento adecuadas a su edad, en este caso el pádel, y de la mano de especialistas ya que aun estamos en etapas muy sensibles del desarrollo del niño. Ya tienen madurez para adquirir un pensamiento táctico y las técnicas específicas del pádel.

Autoestima

En la práctica de una disciplina deportiva, lo esencial es mejorar la autoestima del niño. Esto se logra aumentando la confianza en él mismo; deberá darse cuenta de que para lograr un objetivo hay que hacer un esfuerzo y conseguir los resultados. El pádel es un deporte divertido y ese ambiente es el que necesitan todos los niños para incentivar su alegría.

Beneficios

No sólo tiene beneficios sobre el desarrollo físico del niño, ya que mejora la coordinación, el tono muscular, la resistencia, la agilidad, sino también en el psicológico, pues aumentará su confianza, su  autoestima… Algunos expertos insisten que lo ideal es que los niños practiquen un deporte en grupo, como puede ser el fútbol, y uno de carácter más individual, como el paddle que se juega sólo en parejas. Así, el pequeño aprenderá la importancia de trabajar en equipo en el fútbol pero también madurará al verse sólo en una pista teniendo que tomar las decisiones por sí mismo.

Clases

Lo habitual es que entrenen de dos a tres horas semanales en sesiones de una hora y hora y media, dos veces por semana. Vestirle adecuadamente es fundamental para que se sienta cómodo. Elige para el ropa holgada, unas zapatillas especialmente diseñadas para la práctica de este deporte y una pala redonda y de poco peso, para que pueda moverla con facilidad.

Deja un comentario