¿Cómo escoger el mejor carrito para bebé?

shutterstock_1656941650(FILEminimizer)

Cuando llega el momento de comprar un carrito para tu bebé ,también viene el momento de la odisea para conseguir el adecuado, no solo en términos de calidad, comodidad y funcionalidad, sino también en cuestión de precio, ya que estos suelen ser adquisiciones algo costosas.

Muchos tienen la suerte de heredar el carrito de algún familiar o amistad, pero por lo general, la mayoría tiene que hacerse con el suyo. Lo bueno es que hoy en día el mercado está plagado de opciones en términos de tamaño, diseño, funcionalidad, y precio, para satisfacer todas las necesidades y adaptarse a todos los bolsillos, lo que hay que saber hacer es elegir bien.

Y para ayudarte con eso, hemos consultado con unos expertos en materia, The Baby House, y a continuación te contamos todo lo que necesitas saber.

Las distintas piezas de un carrito de bebé

Para poder hacer una buena elección, lo primero es conocer bien las apartes de estos carritos, los cuales están conformados por:

  • Chasis:es la base en la que descansan los demás elementos del carrito y está formado por los ejes y las ruedas. En otras palabras, se podría decir que es como el esqueleto del carrito.
  • Capazo:también llamado cuco. Es la pieza que se coloca para los bebés recién nacidos y que parece una cama, permitiéndole ir todo el tiempo en posición horizontal.
  • Silla de paseo:esta se comienza a utilizar ya cuando el bebé puede sostener su cabeza por si solo y que reemplaza al capazo.
  • Grupo ‘0’:también conocidos como ‘maxicosi’. Es la silla que se suele usar para colocar al bebé cuando viaja en coche y que se puede adaptar al chasis de los carritos.

Así, es importante que vigilemos que el carrito cuente con todas sus piezas, y además, probarlas por separado antes de comprarlo para asegurarnos que todo funciona de forma correcta, o si en ciertos casos, vamos a necesitar un adaptador para alguna de las piezas.

Aspectos a tener en cuenta para elegir el carrito del bebé

Ahora si vamos a darte una guía paso a paso de los aspectos a tomar en cuenta para hacer una buena elección  en materia.

Muchas de las decisiones responden a las necesidades y preferencias personales de cada comprador, pero si que hay algunos elementos que es bueno que evaluemos, cualquiera que sea nuestro gusto, para asegurarnos que estamos realizando una buena compra.

  • Estudio del caso para evitar compras por impulso

Tenemos que tener muy claro el tipo de carrito que queremos y las características de estilo, diseño, funcionalidades y precio que buscamos en él para no dejarnos llevar por otras opciones que, a primera vista puedan parecer mejor a razón de un bajo precio.

El mercado de carritos de bebé está plagado de ofertas y rebajas, y si es verdad que es bastante difícil no dejarse llevar por una. Por esto hay que tener en claro lo que de verdad necesitamos y queremos, no terminamos comprando un carrito, si, muy barato, pero que en verdad no nos sirva para nada porque no sea del tamaño, o no ofrezca las comodidades o la calidad que necesitábamos.

Esto, sobre todo pensando que muchas marcas tienen cientos de modelos pensados para vender a bajos costos pero que en verdad no tienen mucha utilidad.

  • Carros de bebé con seguridad completa

Luego de tener muy en claro lo que queremos y no dejarnos engañar por una buena oferta pasamos al aspecto más primordial en un artículo para bebé, la seguridad.

Lo primero es conseguir un carrito que esté homologado para certificar que cumple con los requisitos mínimos en materia de seguridad (prácticamente todos en el mercado lo están). Así, siempre debemos revisar que el carrito que nos gusta tenga la etiqueta respectiva, para salir de dudas.

Solo así sabremos que el carrito tiene un efectivo bloqueo de los frenos de las ruedas, una buena  resistencia del chasis y de los ejes que lo conforman, las óptimas dimensiones que protejan al niño en caso de que haya algún tipo de incidente o una buena sujeción de los diferentes anclajes de la silla de bebé.

  • Comodidad con el uso del carrito

Otro aspecto importante siempre es la comodidad, tanto la del bebé que irá en el carrito, como la de nosotros al manipularlo.

Para lograr la comodidad para ambos se deben elegir muy bien las medidas. El bebé debe caber perfecto en el carrito tanto para colocarlo, como para sacarlo del mismo, además de tener espacio suficiente para viajar cómodo dentro de él. Mientras que, el carrito debe tener también una altura acorde con la altura del progenitor que va a manipularlo, de forma que no tenga que hacer demasiados esfuerzos de espalda para acostar y levantar al bebé en él.

Lo bueno es que si hemos conseguido un carrito que cumple con todas nuestras expectativas y este es el único punto débil, en el mercado podemos encontrar manillares adaptables que nos permite extender la altura.

  • Carrito de bebé versátil

Los carritos de hoy en día viene con diferentes funcionalidades para elegir y esto es de lo que trata nuestra siguiente duda a discutir.

Muchos de ellos vienen con diferentes compartimientos, sonajeros, juegos, diferentes maneras de transportar, plegar y desplegar… En fin, ya esto es una elección que debe hacerse según las necesidades de cada caso. Por ejemplo, hay padres que solo usan los carritos de bebés para paseos cortos por el parque, por lo que no necesitan grandes aplicaciones, mientras que hay padres que deben correr al trabajo y a la guardería con el carrito y necesitan toda la practicidad posible.

Por otro lado, también es cuestión de pensar en nuestro entorno, ya que, por ejemplo, hay automóviles con características propias que hacen que el espacio sea menor del normal. Hay puertas de ascensor de edificios que requieren unas medidas de carritos concretas, hay padres que se desplazan mucho en transporte público y que deben adaptar el carrito a este ambiente, etc.

  • Previsión futura de la unidad familiar

También hay que pensar en el uso del carrito en un futuro ya que una inversión así debe ser pensada para una larga duración.

Así, debemos pensar en que nuestro bebé irá creciendo y el carrito deberá adaptarse a ello. Por ejemplo, no va a ser lo mismo la primera silla de bebé que se le compra a un recién nacido que la que se utiliza para los paseos de un infante de tres años.

Para que esto no sea una limitante, debemos elegir carritos que nos permitan cambiar o adaptar las piezas a medida que el niño vaya creciendo, e incluso, que nos permita combinar con un segundo o tercer carrito si la familia es lo que crece. En este último caso, los carritos dobles para gemelos ahora se usan mucho para llevar niños de diferentes edades sin la necesidad de ser gemelos, para facilitar el gasto a los padres y hacérselos más práctico.

Pero, también está la opción de pensar de antemano que lo mejor es comprar diferentes carritos de acuerdo a la edad del bebé para no tener que convertir nuestra casa en un almacén de piezas para carritos. Así, podemos donar, regalar o vender el carrito que ya no vamos a usar y comprarnos uno nuevo y adaptado a la actualidad de nuestro hijo., olvidándonos del montaje y desmontaje de piezas.

  • Características del propio carrito de bebé

Otras características importantes a tomar en cuenta son:

  • Peso: el carrito debe tener un peso que podamos manejar y que nos permita manipularlo con la suficiente comodidad. Recuerda que, por lo general, en la publicidad de los carritos solo se habla del peso del chasis, por lo que hay que añadirle el capazo o el maxicosi, según el caso.
  • Dimensiones: Muy importante considerar las dimensiones del carrito, no solo para que el bebé quepa cómodo dentro de él, y a nosotros se nos haga fácil su manipulación, sino para estar seguros que cabe por el ascensor, en nuestro coche, en el transporte público, etc.
  • Tipo de plegado: plegarlo y desplegarlo debe ser una tarea fácil y que de hecho, podamos hacer con una sola mano. Esto porque tendremos que hacerlo mientras cargamos a nuestro bebé y los miles de implementos más que debemos llevar con nosotros hasta para un simple paseo por el parque.
  • Bidireccionalidad: los carritos para bebés modernos suelen incorporar bidireccionalidad en la sillita o el maxicosi para poder cambiar la dirección del bebé en función de las necesidades y comodidades tanto de él mismo como del padre.

En fin, si que son varios los aspectos que hay que tomar en cuenta, pero solo estos nos garantizarán que estamos haciendo una buena compra. No solo no queremos invertir tanto dinero en un articulo que después no sea de tanta calidad o no nos aporte la funcionalidad y efectividad que buscamos. También, vamos a querer tener a nuestra disposición un transportín que nos permita pasear con nuestro bebé sin complicaciones, sin riesgos y con toda la practicidad que necesitamos en esos momentos.

 

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos