Mis padres me lo han contado miles y miles de veces, pero a pesar de ello, me encanta cuando me lo vuelven a narrar… Dicen que de pequeño yo era muy llorón y que ni el biberón, ni el chupete, ni los brazos me calmaban a la hora de ir a la cama por la noche. Entonces, para no tener problemas con los vecinos y no despertar a todo el edificio a horas indecentes, mi madre y él cogían el coche y daban la vuelta a la manzana o si tardaba un poco más en quedarme dormido, daban una vueltecita por el pueblo y a los pocos minutos yo me quedaba dormido y feliz.
Seguir Leyendo
No es nada nuevo que la atención de las mujeres se gana siendo diferente, no hay mucha ciencia, para destacar tienes que ser diferente a los demás. En la mayoría de casos, ser diferente a los demás significa ser una persona que no tiene miedos y segura de sí mismo (que difícil es decir esto, y que difícil es cumplirlo). Ponte hacer una lista mental de todos los regalos que le has hecho a las mujeres o hombres que han pasado por tu vida, y enumera todos y cada uno de los regalos que más ilusión te han hecho regalar, y los que más felices te han hecho. Si entre ellos no está la lencería, no te preocupes, es algo normal.
Seguir Leyendo