La regla de los cuatro regalos

La regla de los cuatro regalos

Todo el mundo hemos sido niños, y hemos deseado tener todos los regalos del catálogo de nuestra tienda de juguetes de referencia. Pero no siempre se puede, ya sea por motivos económicos o porque tener lo que se quiere siempre que se quiere puede generar en el niño problemas psicosociales.

Los adultos compran y compran juguetes, que luego los niños desenvuelven sin darle valor a ninguno. Incluso a veces les divierte más jugar con las cajas y los papeles de regalo que con el juguete que contienen. En su mayoría son juguetes que al poco tiempo terminan olvidados en algún rincón o en el fondo del baúl de los juguetes. O bien porque no ha cumplido sus expectativas, porque se ha estropeado a los dos días, o simplemente porque entre tantos juguetes, quedan olvidados.

El exceso de regalos sobre estimula a los niños, reduce su nivel de tolerancia a la frustración (creen que obtienen todo lo que piden) y puede convertirlos en niños continuamente insatisfechos. Por eso, es una buena idea poner un poco de sensatez con los regalos de Navidad.

Por un lado, porque se limita la cantidad a un máximo de cuatro regalos. Y por el otro, por el uso que se les da los regalos, que no siempre tienen que ser juguetes. Los niños también necesitan ropa para vestirse, o tal vez una mochila para el cole o un estuche nuevo, y la Navidad es una buena oportunidad para reponerlos.

Cuáles son los cuatro regalos en los que nos tenemos que fijar

La regla de os cuatro regalos propone regalar: algo para usar, algo para leer, algo que deseen y algo que necesiten. Vamos a verlos con detalle. En primer lugar, hay que regalar algo para usar, porque los niños crecen muy rápido y necesitan renovar el armario con frecuencia. Aunque recibir una prenda, unas zapatillas o una bufanda tal vez a algunos no les hace demasiada gracia, puede convertirse en un regalo ilusionante si elegís lo que más les gusta.

Una buena opción es comprar ropa de calidad, como la que ofrece Reprepol, una franquicia de ropa infantil a nivel nacional, que dispone de una gama muy amplia de productos de moda y complementos para los niños. Reprepol representa la mejor colección de ropa para niños en sus diferentes temporadas, constituyéndose como líder del sector de la moda infantil.

En segundo lugar, hay que regalar algo para leer, porque con lun libro siempre aciertas. os libros les abren la puerta a la fantasía y a un mundo ilimitado de posibilidades. Sin duda, les enriquecen más que un juguete, y les permite desarrollar su inteligencia al aprender nuevas maneras de ver las situaciones cotidianas.

En tercer lugar, hay que regalar algo que deseen, porque los niños tienen la ilusión de recibir todo lo que han pedido en sus cartas pero es importante ser medidos en este punto. Hacerlos que elijan uno, el que más desean, les ayudará a ser más selectivos. Recibir muchos regalos no beneficia a los niños, si se les regala todo lo que piden acaban perdiendo el valor de lo que tienen.

En cuarto y último lugar, hay que regalar algo que necesiten, ya que los niños están acostumbrados a que les compren todo lo que necesitan para su día a día. De esta manera, si se incluye  algunos de estos artículos en sus cartas para Papá Noel o los Reyes Magos, se les enseña  a valorar esas pequeñas cosas.

Deja un comentario