Educando en la tolerancia y el respeto. Por un mundo más justo y equitativo

Educando en la tolerancia y el respeto. Por un mundo más justo y equitativo

Cada niña, cada niño, es único y especial, como pequeños copos de nieve, o regalos de la naturaleza para recordarnos, que alguna vez, el algún momento de la historia, el ser humano fue bueno. Ay… quien fuera niñ@ otra vez, sin más preocupaciones que las de reír, jugar y aprender a cada paso, día a día, y despertarse cada mañana y volver a empezar, como si nada malo pudiera pasar.

¿Demasiado utópico? Pues probablemente sí, ya que lo cierto es que la infancia de much@s está muy lejos de lo que se puede entender normalmente por infancia ideal. La pobreza y el hambre, son el día a día de millones de niñ@s en todo el mundo, las principales víctimas de las miserias, de las guerras y de las decisiones irracionales de los hombres y mujeres del mundo.

El horror y la injusticia se ceba más con ell@s porque no tienen voz, carecen de poder de decisión y dependen de sus padres/madres, tutores, o del estado. Y si se trata de niñas, la pesadilla puede ser todavía más aterradora. Cuántas y cuántas víctimas de abusos sexuales han provocado las guerras… y lo peor es que la mayor parte de las violaciones, son de menores.

Lo que para un@s es una niñez feliz, con una buena familia, un hogar, una educación, unos recursos, para otr@s no es más que un infierno diario del que luchan por salir. La muerte, es en muchos casos, la única alternativa a una vida de penurias y tragedias.

En pleno siglo XXI, entendemos que la mayoría de los niños y niñas están escolarizad@s, ¿pero realmente esto es así?

La educación en los países tercermundistas es apenas inexistente, ya que no todos los niños pueden estudiar debido a la pobreza del país, lo que les ha llevado a trabajar desde pequeños o al reclutamiento forzoso para luchar en alguna guerra que ha estallado de repente. Un verdadero problema porque condena a est@s niñ@s, acaba con sus esperanzas y con la posibilidad de un futuro mejor. Sin educación es imposible acabar con sus problemas

La educación en España

Los países avanzados tienen bastantes facilidades y recursos para recibir una buena educación y de hecho la reciben, pero esto no significa que la aprovechen y el fracaso escolar sigue siendo un problema al que se tienen que enfrentar países como España.

En nuestro país, la mayor parte de los niños y las niñas van a la escuela. Pero, ¿en qué condiciones? Y es que muchas veces estos pequeños escolarizados no tienen dinero para libros, para cuadernos o lápices, y en los peores casos, ni para comer, ¿de qué sirve entonces la educación gratuita sino no va emparejada a la equidad en las aulas?

La precaria situación económica de la España actual, está impidiendo el acceso a la educación, está afectando de forma más severa a los niños en edad escolar.

El problema es peor, cuando a la situación de escasez de recursos se le une algún tipo de problema de aprendizaje, que tienda a complicar todavía más, una situación de por sí ya complicada. Y es que no todos l@s niñ@s adquieren las destrezas y conocimientos al mismo tiempo y por eso los cuadernos de refuerzo y apoyo escolar de Ediciones Aljibe, pueden convertirse en una de las mejores herramientas con las que se puede dotar a un niño o a una niña que tiene ciertas dificultades para seguir el ritmo del resto de sus compañer@s de clase. Los cuadernos de refuerzo y apoyo de esta colección ofrecen a los estudiantes la teoría y la práctica necesaria para ir aumentando sus capacidades poco a poco y ayudarles a conseguir sus metas educativas en todos los niveles escolares, de este modo el educador contará también con una ayuda a la hora de trabajar con el/la peque que necesite este tipo de refuerzo.

En España, donde 1 de cada 3 niños vive en riesgo de pobreza o exclusión social, nos encontramos con tasas de repetición, abandono, fracaso escolar y absentismo alarmantes, es por ello de vital importancia invertir en la educación de l@s más desfavorecidos, solo de esta forma, podrán salir de esta situación.

Deja un comentario