Calzado Infantil

Calzado Infantil

En el último post hablamos un poco sobre la importancia que tiene comprar un buen calzado infantil a nuestros hijos y hemos recibido varios e-mails donde nos pedían una ampliación de dicha información, así como la recomendación de alguna tienda online que, además de la ya mencionada Piesitos, nos dé la seguridad de estar comprando el calzado adecuado. Vamos a ello…

Antes de nada debemos tener en cuenta que el pie de bebés y niños está en constante crecimiento, por lo que llevar un calzado inadecuado puede obligar al pie a adoptar posturas inadecuadas e incluso puede llegar a deformarlo. Es por esto que es de vital importancia que los niños porten el calzado correcto.

Hemos hablado con Acamelia, escuelas infantiles en Vigo, y nos han confirmado nuestras sospechas. Muchos padres, desconocedores de la importancia que tiene el calzado a esas edades, llevan a sus hijos con zapatos y zapatillas confeccionados en países asiáticos que no cumplen con la normativa europea. En otras palabras, compran calzado económico en franquicias, grandes superficies y en las conocidas tiendas “chinas” sin comprobar si es un calzado homologado por la Unión Europea. Inconscientemente, esos padres y madres pueden llegar a causar graves problemas en el correcto desarrollo motor de sus hijos y, por eso, es realmente importante transmitir la información correcta y adecuada que permita a nuestra sociedad ser conocedora de las consecuencias que puede traer usar un calzado inadecuado.

Aproximadamente entre los 11 y los 14 meses, la mayoría de los niños comienzan a caminar. Es en ese momento cuando los pies del bebé han de soportar el peso de su cuerpo y por ende sus primeros zapatos deben estar fabricados con un diseño que proteja el pie y proporcione el equilibrio y la estabilidad adecuada con el fin de que el niño se sienta seguro, al tiempo que favorezca el buen funcionamiento y desarrollo muscoesquelético.

El calzado infantil ha de ser flexible y firme, es decir, hemos de encontrar el equilibrio perfecto para que el zapato se adapte a los movimientos del niño y que al mismo tiempo cuente con la sujeción adecuada para evitar torceduras o una mala higiene postural. También es muy recomendable que el calzado infantil esté reforzado en la puntera y el contrafuerte para proteger al pie de posibles traumatismos.

Una tienda online que como Piesitos cuenta con una amplia gama de modelos, diseños y reconocidas marcas es Andandito, donde encontraréis precios competitivos y calzado infantil de calidad homologado y adaptado a la morfología y el crecimiento de los niños..

En qué debemos fijarnos

La suela puede ser de cuero o goma y ha de permitir una correcta y cómoda flexión del pie, pero también debe amortiguar los impactos en el suelo. Por supuesto, también hemos de comprobar que no resbale para prevenir caídas innecesarias. Además, la horma del zapato ha de ser ancha para no comprimir el pie del pequeño. Tanto el diseño como los acabados deben ser lisos ya que los pies de los niños son muy delicados y cualquier acabado rugoso puede provocarles rozaduras. Con respecto a los cierres hay de todo tipo, con velcro, hebillas o cordones, pero lo importante es que permitan una amplia apertura del zapato con el fin de que el pie del niño entre y salga con facilidad, sin provocar posturas forzadas ni malas posiciones. Y, por último pero no menos importante, debemos tener en cuenta los materiales con los que están fabricados, pues si son naturales como la piel favorecerán la transpiración y se evitarán rozaduras mientras que si hablamos de materiales sintéticos es posible que no sean transpirables y el recalentamiento del pie dentro del zapato provoque llagas y otros problemas.

Para obtener más información lo más recomendable es consultar a vuestro pediatra de confianza.

Deja un comentario